9 minutos. Eso duró el segmento que Noticentro dedicó ayer en su edición de las 5pm al juicio que se está llevando a cabo en la Corte Federal contra Anaudi Hernández. Es mucho tiempo, considerando que se trata de televisión, pero se queda corto si lo comparamos con el acceso que tenemos a Twitter durante el día, mientras se lleva a cabo dicho juicio y los miembros de la prensa que están allí nos cuentan lo que va ocurriendo en tiempo real. Los periodistas se convierten en narradores de una historia al son de 140 caracteres por capítulo. ¿Quién quiere ver el resumen de una novela en 9 minutos si alguien nos la puede contar vip desde el “backstage”?

Mucho ha cambiado durante los últimos años en cuanto a cómo nos enteramos de lo que está pasando en el mundo. Las redes sociales, específicamente Facebook y Twitter, juegan un rol importante en la manera que consumimos noticias. De acuerdo a un estudio llevado a cabo por Pew Research Center en el 2015, 63 por ciento de los usuarios de ambas plataformas dicen que son su recurso principal de noticias. En ese mismo estudio, se desprende de que para leer sobre temas de gobierno y política, la mayor parte de las personas prefiere Twitter para seguir a los medios noticiosos y Facebook para comentar y responder sobre ellos. Quiere decir que en Twitter se escucha la noticia y en Facebook se comparte y se comenta lo que se escuchó. 

Soy de esa mayoría. Utilizo Twitter para todo lo relacionado a noticias de actualidad y última hora y después lo comparto y comento en Facebook. La verdad es que esta semana estoy “pegá” al juicio.  Gracias al periodismo en las redes sociales, lo sigo por Twitter y no he logrado encontrar otra manera de mantenerme al tanto de las incidencias del mismo en tiempo real. 

Me como las uñas entre los tuits de Lymaris Suárez de Caribbean Business En Español y NotiUno 630. Ayer, entre uno y otro, me di cuenta que lo que me crea curiosidad es el estilo que estos periodistas están utilizando para contar la historia. En este caso, hay protagonistas, actores y actrices de reparto, momentos de suspenso y puntos culminantes. En ocasiones, le dan una voz a los que están testificando a través de las citas que tuitean. El juicio es la herramienta para la narración. El periodista es el narrador y decide cómo se va informando lo que pasa allí, en 140 caracteres, de una manera que mantenga a su audiencia con intriga y ganas de seguir leyendo. 

Aquí presento un ejemplo de tuits de Lymaris Suárez para Caribbean Business en Español:

 

 

En estos mensajes predomina un estilo narrativo que utiliza a la vez gran cantidad de citas. En mi opinión, ese estilo de presentar citas puede crear mayor interés o impacto, ya que le permite a la audiencia saber específicamente quién dijo qué, pero también imaginarse y ponerle  la voz al personaje. O sea, yo leo esas citas y me imagino al Fiscal y a Anaudi hablando frente a mí; es más real y me siento parte de la sala. 

 

Aquí se presentan 3 tuits en cuya redacción se mantiene una secuencia narrativa con el siguiente tuit, lo que permite crear una expectativa en el lector  quien espera el siguiente tuit como quien espera el siguiente capítulo de la novela. Además, se presentan fechas que imparten certeza y tienen la intención de que la audiencia entienda mejor la secuencia de eventos. También entre otros detalles se mencionan unos emails como punto de referencia, pero el punto culminante de esta parte de la historia es el momento en que se presenta la cita del fiscal haciéndole una pregunta al acusado y éste  le responde con un nombre acusando a un implicado: “el Lcdo. Eder Ortiz.” Cuando leí esto sentí casi un “ta ta ta tan……” de “cliffhanger” de viernes en la noche.  Ese fue el feeling.

Aquí está otro narrador; la versión de NotiUno para contarnos los mismos eventos:

 

Screen Shot 2016-08-31 at 10.56.38 AM
  • Facebook
  • LinkedIn

 

En un solo mensaje de 140 caracteres podemos pensar que NotiUno dice lo mismo y que el punto culminante también es el mismo, pero en términos de cuál me creó más intriga, tengo que aceptar que fue el de Caribbean Business en Español. El punto no es solo que cuentan la historia con mayor cantidad de mensajes, sino que el estilo, el tono y uso de citas/voces lo hace más contundente por su parecido a una narración. Caribbean Business me cuenta el cuento mientras Notiuno me presenta un titular. 

Sin lugar a dudas Twitter es la alternativa más precisa para un periodista que esté cubriendo este caso.  Así les dan acceso directo a sus seguidores en las redes, manteniéndolos informados pero sobre todos “pegaos” a las incidencias de la “novela”. Algunos reporteros hasta nos dicen cuándo almuerzan y toman receso, lo cual nos sirve de señal para que vayamos al baño o tomemos un descanso nosotros también. Ahora sí, si no leíste el Twitter del reportero el día anterior, puede que te pierdas un poco en la narración de hoy, como pasa al  perderte tu telenovela favorita.

Seguir el caso por Twitter requiere además el ejercicio de aprenderse un nuevo código de lectura. Como son solamente 140 caracteres  debes poder reconocer todas las abreviaturas que se utilizan para maximizar el espacio en dicha plataforma, por ejemplo el uso de AH para Anaudi Hernández. El uso de estos códigos no molesta demasiado excepto si estás siguiendo demasiadas cuentas simultáneamente porque entonces sí se te puede volver un caos la lectura.

A mí me escribe gente para preguntarme por “dónde” estoy siguiendo el caso, refiriéndose a las cuentas de Twitter. Me recuerda a la gente que preguntaba si veía a Fatmagul por el dos o por el cuatro.  Les contesto simplemente después que sea por Twitter lo demás no es el cuento sino cómo te lo cuentan.

Share This

Share this post with your friends!