Cuando a mediados del mes de mayo se anunciaron los nominados a mejor actor, en la categoría de cine de Premios Juventud 2016 , uno de los agraciados, Molusco, reaccionó realmente sorprendido. No podía creer que el llamado que hizo, para vacilar, meses antes,
a través del programa de radio, El Goldo y la Pelúa, y de las las redes sociales, hubiese logrado este resultado. 

 

[fbvideo link=”https://www.facebook.com/ElMolus/videos/10156878859645453/#” width=”500″ height=”400″ onlyvideo=”1″]

 

En este video, Molusco hizo un llamado a la acción para que sus seguidores, cerca de 1.5 millones de personas en Facebook, Instagram y Twitter, cogieran el teléfono y solamente “por joder” empezaran a votar por él. “¿Tú te imaginas que yo me gane eso por encima de esos cabrones,?” dijo Molusco en el video haciendo referencia los otros nominados en la misma categoría: los actores Antonio Banderas y Fernando Colunga. Por si no lo sabes, te cuento que Molusco fue el ganador en la categoría ¡Qué Actorazo! en los Premios Juventud de este año, por su actuación en la película, “Los Domirriqueños.” Y su nominación y triunfo se debió exclusivamente a la petición directa que este influencer, a modo de experimento, les hizo a sus seguidores. 

 

Molusco le gana a Antonio Banderas en Premios Juventud
  • Facebook
  • LinkedIn

Foto: Metro PR

El tema de este artículo no es el talento de Molusco como actor. Para nada pues esa no es mi área de interés ni de expertise. Lo que quiero tocar aquí es el concepto de lo que es un influencer y cuánto es capaz de lograr si se lo propone y si su audiencia le responde,  inclusive, el ganar un premio de mejor actor de cine, superando a Banderas,
a través del llamado a su audiencia en las redes sociales.

En los Premios Juventud es el público, compuesto de gente joven, el que selecciona los nominados y elige los ganadores. Es por esto que ahora que vivimos en una época digital, los productores utilizan cada vez más las herramientas que están disponibles al alcance de todos para que la audiencia participe directamente y se sienta parte de la elección.  Ante este formato, Molusco, una persona que sirve de ejemplo para demostrar el poder que tiene un influencer, llamó a los suyos a la movilización y a la participación masiva.

Un influencer es una persona que tiene la capacidad de movilizar mucha gente, debido a la “influencia” que tiene sobre ellos. Son personas que se consideran expertas en algún tema particular, son bien respetadas y están bien activas en Internet, especialmente en las redes sociales. Pueden ser tanto figuras públicas, como personas individuales, entre los que se encuentran los blogueros o blogueras. Pero hay algo esencial de este concepto que lo explica mejor el colega, Jay Baer: “la influencia verdadera provoca acción, no solamente crea consciencia.”

El ejemplo de Molusco en los Premios Juventud es un reflejo de esta cita. Mucha gente lo sigue en las redes para ver los chistes que publica y los memes que comparte; lo busca para escuchar sus comentarios “desde el trono,” y estar al día con sus temas sobre cosas que le pasan a cualquiera, o simplemente para tripearse la vida con él. Con su estilo de hablar “a calzón quitao’  y un sentido de humor que cautiva a muchos, logra bastante interacción con su público, es decir “likes,” “shares,” pero también muchos comentarios de su gente sobre lo que él publica. 

Estas interacciones son un tipo de acción o respuesta a lo que publica, al igual de lo que pasó con Premios Juventud.   Es decir, gente, en este caso el premio se lo llevó la persona que conocía el poder de las redes y lo digital y quien logró, con muy poco esfuerzo (porque no lo tuvo que decir muchas veces) movilizar a las masas a llevar a cabo una acción. Antonio Banderas puede llevar más de una década actuando en cine, pero en el mundo digital el premio del mejor actor se lo lleva el que más gente mueva. 

Molusco no solamente está muy activo en las redes sociales, sino que conoce para qué sirve cada una y adapta su contenido para llevarle a su público lo que individualmente funciona en  cada plataforma como Facebook, Twitter, Instagram, y Snapchat. No tiene que gustarle a todo el mundo lo que dice, ni cómo lo dice, ni su estilo ni su personalidad, pero lo que no se puede negar es que el hombre sabe cómo moverse en la era digital y motivar a la gente a hacer cosas. 

Dicho sea de paso, Molusco acaba de regresar de un viaje a Perú y publicó la siguiente reflexión en su página de Facebook:

Esta publicación ha generado, hasta el momento 34,000 likes, 12,600 shares, y más de 1,500 comentarios, sobre todo, muchos de personas que se solidarizaron con su reflexión y que no necesariamente son sus seguidores sino porque alguien le dio share y tuvo alcance con un tema nuevo a una audiencia nueva. O sea, que además de lograr que mucha gente lo nomine y vote por él como “El Actorazo,” y de que el chiste triunfe, Molusco con sus cerca de 1.5 millones de seguidores tiene el potencial de cuando quiera también hacernos relexionar sobre la riqueza de la vida.

Share This

Share this post with your friends!