Cuando se trata de redes sociales me considero una “nerd.” No tengo ningún reparo en aceptarlo; la realidad es que yo desayuno, almuerzo, ceno, me tomo mis “breaks” y hasta me voy de happy hour con las redes sociales. Paso gran parte del día leyendo, analizando y escribiendo sobre los cambios, noticias y actualizaciones que tengan que ver con el mundo digital. Por esta razón hoy, cuando El Nuevo Día compartió este vídeo reportaje, ¿Un “Like” es un voto? brinqué y salté de la emoción. Nerd al fin. 🙄

Me puse contenta porque el tema de la política y redes sociales me apasiona; mucho más en estos meses que estamos en la recta final a las elecciones. Casi a diario entro a las cuentas de todos los candidatos de aquí y de Estados Unidos para ver qué tipo de contenido publican los candidatos políticos. Cuando miro cada “post” analizo el aspecto de la comunicación, desde el uso del lenguaje hasta las imágenes, videos, transmisiones en vivo, así como la interacción (comentarios, “me gusta” y publicaciones compartidas).

En términos generales, me alegra mucho que los comentarios de los entrevistados tengan una idea clara sobre lo que se debe implementar en las redes sociales. El problema con la mayoría de ellos es que a la hora de poner en práctica la teoría, todo se queda en teoría.

Como bien dice María de Lourdes Santiago, candidata a la gobernación del Partido Independentista de Puertorriqueño (PIP), “las redes ofrecen la posibilidad que la gente se sienta parte de la campaña.” Es cierto, nos sentimos presentes en la tarima con el candidato porque de manera inmediata, rápida y costo-efectiva, las redes sociales nos dan un acceso que antes no teníamos. Ahora mucho más aún con el “live streaming” o transmisiones en vivo por Facebook Live y Periscope que nos permiten reaccionar con emojis y hacer comentarios en tiempo real, es decir mientras está ocurriendo el evento.

Ahora bien, el que una audiencia se sienta parte de la campaña no se logra, en mi opinión, solamente compartiendo fotos, imágenes, videos de conferencias de prensa, y publicaciones de los “rallies” en las redes. Compartir esto no necesariamente constituye una estrategia clara para los esfuerzos de los candidatos políticos.

Si como dice Samuel Rosario, Director de Comunicación Digital del PIP, ahora el poder está en manos de los votantes, la mayoría de los candidatos debe sentarse y tomar en consideración qué es lo que mueve a la gente a la acción. Imagínense si es difícil que alguien tome la acción de darte un “like” cuanto más difícil será crear una estrategia digital efectiva que convierta ese like de la gente en un voto.  Por eso tomarse el tiempo para pensar una estrategia específicamente  para las redes sociales puede significar que la audiencia se convierta casi en voluntarios masivos de tu campaña. Y esto es así porque tus fans son votantes que sí tienen el control y el poder de compartir la información que tú les ofreces con sus “peers,” y amigos logrando ampliar exponencialmente el alcance de tu mensaje.

Por ejemplo: ¿Qué candidato ha desarrollado una estrategia espacífica para los Millenials? Este público más joven, no necesariamente ve programación en television, ni le interesan demasiado los medios de publicidad tradicional, pero sí pueden inclinarse hacia un candidato en particular cuando ven los comentarios de sus amigos y de la gente de su edad en las redes sociales. PERO, si los candidatos quieren llegar a ellos deben tomar en consideración por cuáles plataformas estos se mueven y cuál es el contenido y lenguaje que ellos pueden apreciar lo suficiente como para compartirlo con sus panas. Les aseguro que sería casi como que a los ochentones trataran de conquistarnos via MySpace.

Sin embargo, el alcance, a quién llegas, NO es lo único ni lo más importante en las redes sociales. Aquí difiero de Liza Ortiz, Directora de la campaña, Bernier 2016, quién dice en el reportaje que su equipo considera más importante el alcance que los “likes.” ¿De qué vale que tu publicación esté expuesta a 1 millón de personas si la interacción es poca o ninguna? O sea, si tu “post” pasa por 1 millón de ojos y tiene 3 “me gusta,” ¿esto es bueno? Lo que esto nos dice es que hay que revisar esa estrategia basada en la búsqueda de alcance ya que si la audiencia no interacciona con el mensaje  que tienes en tu página quizás es que no aprecia ni valora lo que estás compartiendo.

Ortiz plantea que las redes constituyen un foro directo con los candidatos porque antes no había conversación con ellos; que sólo los veíamos en debates, foros, entrevistas, y anuncios. Lamentablemente tengo que decir que, hoy día, la estrategia de muchos de los candidatos en las redes sociales consiste precisamente en compartir eso mismo: las conferencias de prensa, videos de sus anuncios, los artículos que publican los medios sobre ellos mismos y las fotos clásicas de ellos en los pueblos abrazando gente. Eso que nos dice Ortiz es a lo que debe aspirar un candidato en las redes sociales: a conversar, no a exponer; a oír y no a limitarse  a hablar en el mismo monólogo de siempre. La estrategia de comunicación en dos vías en la mayor parte de los casos, lamentablemente está ausente.

Como mencioné al principio, soy una nerd. Cuenten con una segunda y posible tercera parte de este análisis.

 

 

 

 

 

 

Share This

Share this post with your friends!