Poco después de que el Presidente Barack Obama anunciara su endoso a la presunta nominada a la presidencia de Estados Unidos por el partido Democrático, Hillary Clinton, Donald Trump hizo lo que se espera de Donald Trump: ir a Twitter a compartir su opinión con sus seguidores. Utilizando lo que he bautizado como el lenguaje “Trumpiano,” su típico estilo coloquial que siempre contiene un elemento de provocación, Trump no tardó en reaccionar de la siguiente manera:

 

Traducción: Obama acaba de endosar a Hillary,la deshonesta. Quiere cuatro años más de Obama- pero nadie más lo quiere.

 

Tengo que aceptar que Donald Trump es muy oportuno utilizando las redes sociales, particularmente Twitter, no solamente porque demuestra que tiene gente en su equipo escuchando todo el tiempo para poder reaccionar rápidamente a todo lo que le compete o le podría traer presencia y ventaja política, sino además por entender perfectamente bien el aspecto conversacional que nos proveen las redes. Sin embargo, en esta ocasión Hillary decidió contestarle su “tuit” cinco minutos después de que  éste  publicara el suyo. Lo hizo de la siguiente manera:

 

 

Traducción: Borra tu cuenta

 

Esta forma de responder no es nada nueva, especialmente en el ámbito político. Suele utilizarse para decirle a la otra persona que le des “delete” a  tu cuenta porque no tienes nada útil que decir,  lo que dices no tiene gran importancia, o no estás aportando nada. En The 10 best ‘delete your account’ tweets of Twitter’s first 10 years de la publicación Fusion, se pueden ver los ejemplos más populares en los cuales se ha utilizado esta respuesta, incluyendo cuando Jeb Bush puso en un tuit la palabra “America” para describir una imagen de un arma que tenía su nombre grabado. “Borra tu cuenta” fue lo que Edward Snowden le contestó.

Sin embargo, y volviendo a Hillary, su respuesta ha desatado una fogosa discusión en Twitter, especialmente con los “followers” de Trump y otras personas. ¿Por qué? Gente, ya ustedes saben que la acción de borrar es un tema bastante delicado en estos días para Hillary debido los señalamientos en su contra por borrar miles de correos electrónicos de su servidor privado por considerarlos de índole personal cuando era Secretaria de Estado. 

¿Qué tiene que ver esto con la comunicación en las redes? Nada más y nada menos que el hecho de que antes de escribir cualquier cosa en una cuenta debes anticipar cómo se podrían interpretar tus palabras, fotos, videos, transmisiones en vivo, GIFs, y enlaces que compartes con tus fans. Por el hecho de que Clinton se tardó solamente cinco minutos en publicar el mensaje, me atrevo a decir que en este caso ganó la urgencia por responder inmediatamente sobre la prudencia de no utilizar palabras que no convienen o podrían ser malinterpretadas. Honestamente pienso que no se tomó tiempo suficiente para ponderar lo que decía y anticipar cómo las personas podían responder a sus palabras.

Lo cierto es que esto ha generado una cobertura mediática increíble. O sea que la respuesta de Hillary le dio tiempo en los medios porque se está hablando de ella, no sobre su discurso histórico que ya parece haber pasado a la historia ante el tuit del “delete”. Definitivamente aunque tuvo pauta sigo pensando que no fue una estrategia sabia de parte de su equipo de redes por utilizar palabras que se asocian a un tema delicado y controversial en estos momentos. ¿Para qué queremos provocar que salga el tema de los correos electrónicos nuevamente a la luz pública? No es nada agradable, ni positivo para la campaña de Clinton el asunto de la investigación y hay cientos de otras frases que pudieron haber utilizado para lograr el mismo efecto.

Antes de darle “click” al botón de publicar para “postear” cualquier tipo de contenido en las redes sociales, los invito a evaluar las multiples maneras cómo  su audiencia podría interpretar lo que dicen. Eviten utilizar palabras que se relacionen con controversias, especialmente con esas que tienen que ver con ustedes. Esto es como si alguno de los restaurantes en Puerto Rico que sufrieron embargos por no pagarle el IVU o impuesto de ventas al gobierno, le dijera a sus clientes via Twitter en alguna campaña de promoción, “Toma chocolate, paga lo que debes.”

Share This

Share this post with your friends!