Crónica de un domingo de primarias  

De cómo el AM es mi primera opción cuando voy en el carro y quiero escuchar resultados electorales.

¡Prende el radio en AM!” estas fueron mis primeras palabras el domingo primarista por la tarde, tan pronto regresé de un fin de semana de playa y me monté en el carro. Habían cerrado los centros de votación de las primarias electorales del país y pronto empezarían a informar los resultados.  Pude haber cogido mi teléfono para buscar la información en Internet o en las redes sociales, pero las personas que iban conmigo (mayores de 40 como yo, por si acaso) estaban igual de ansiosas por conocer el desenlace. Fue que entonces sintonizamos el radio y comenzamos a escuchar a Dávila Colón y Ruben Sánchez.

De cómo no puedo dejar mi teléfono inteligente aunque el radio sea primera opción de información eleccionaria mientras voy en el carro

Enseguida como que me aburrí. Estaban dando los resultados, pero eran más bien una longaniza puramente numérica. No pude más con la tentación y comencé a utilizar mi teléfono inteligente para buscar los resultados  de otra manera. Me imaginé que en alguna página de Facebook iba a encontrar un enlace a la página de los resultados. Eso fue exactamente lo que pasó una vez entré a la página de la Comisión Estatal de Elecciones.  (¡CEE tiene Facebook!)

La conversación en el carro desde ese momento la llevé yo y les hice competencia a los analistas de la estación de radio. Fui buscando los resultados de ambos partidos, mientras los compartía rápidamente con mis amistades gracias a que la información estaba presentada muy visualmente en gráficas de barra, lo cual hacía el proceso de interpretación y análisis mucho más fácil para mí.

 

primarias puerto rico y redes sociales
  • Facebook
  • LinkedIn

 

De cómo el hambre puede más que todo…

Llegó la hora de pararnos en los kioscos de Luquillo para almorzar y ahí apagamos el radio y detuvimos la búsqueda de los resultados por un tiempo. Nadie tuvo tentación de saber más. Parece que había mucha hambre….

De cómo no tengo un radio portátil en casa y la fuerza de la TV

El camino de dos horas a mi casa se me hizo corto. Cuando llegué  tengo que aceptar que no me quería bajar por estar pendiente de la capacidad en vivo del am. Me quedé en pausa, pues lo primero que pensé fue que no tenía un radio portátil y ese era justo el momento en que Pierluisi llegaba a su comité para aceptar la derrota. Pensé (no sé si por razón generacional), “me bajo del carro rápido y salgo corriendo para prender el televisor; de seguro allí lo están dando.” Quería ver la imagen del ganador y del derrotado.  ¡Qué equivocada estaba!

De cómo La voz Kids ganó la primaria en TV

Una vez me di cuenta que estaban dando la programación regular (La Voz Kids), fui a buscar cuanto dispositivo había disponible para ver cómo podía conseguir esa transmisión en vivo que tanto añoraba. Le di una tableta a mi amiga para que buscara en una plataforma social, mientras yo buscaba  otra en mi celular, cambiaba los canales en la television desesperadamente (intenté hasta WIPR)  y volvía al teléfono  Entonces, cuando la televisión me falló, busqué en las parcializadas y unilaterales cuentas de Facebook de los candidatos y la mayoría sí estaba transmitiendo vídeo en vivo por Facebook Live en ese momento. Gracias a eso tuve acceso a lo que no estaban dando en la televisión. Fui feliz entre el app de Uforia de Univision (se acuerdan: no tengo radio portátil), y el livestreaming. La fuerza de la imagen y sonido de los ochentones. No podemos vivir sin uno ni el otro.

De cómo las redes no descansan

Así es que han cambiado las cosas con las redes sociales, especialmente en la manera de ver y consumir noticias. La realidad es que ahora tenemos una posibilidad que no teníamos antes:  tener un acceso a la información de manera inmediata si somos parte de la audiencia activa en las redes sociales y sabemos dónde, cuándo y cómo buscar y tenemos los apps adecuados.

En la nueva era del entretenimiento la cobertura política en radio y televisión en algún momento termina y los medios impresos tienen sus “deadlines.”

Quedamos entonces a la merced de nuestras destrezas  en la tecnología digital para aliviar la sed de saber más porque ni Facebook, ni Twitter, Instagram ni Snapchat descansan.

Las transmisiones en vivo, además de que pueden hacerse en cualquier momento y con cualquier dispositivo móvil, también permanecen en las plataformas para accederlas a nuestro tiempo. Es decir, que si nos perdemos algo que se transmitió en tiempo real, ya no tenemos que esperar a ver las noticias, que dicho sea de paso no transmitieron tampoco ese noche a las 10pm. (Las busqué por todos los canales locales)

Con esto quiero decirle a todos los candidatos políticos, que las redes serán sus aliadas desde aquí hasta noviembre. Queda en ustedes darle o no darle el acceso a un público deseoso de una información que quizás se les niega en otros medios tradicionales.

De cómo J.Go calmó mi ansiedad de saber y ver

Un comentarista de radio mencionaba que como estrategia política se le negó al candidato ganador el momento de gloria en la pantalla televisiva; imagen que quedaría grabada en la mente de las masas votantes que no tienen acceso a las redes.  Yo por mi parte, gracias a la imagen de una J.GO en su fogosa aceptación del triunfo, descansé aliviada de mi ansiedad de información (que fue cohartada por los medios tradicionales)  al verla rodeada de un mar flotante de cientos de emoticons de me gusta.

 

 

Share This

Share this post with your friends!